Las bodas son el nuevo medio para las marcas


Millones de pesos se mueven en un sector en el que el marketing ferial comienza a producir actividades, ofertas y eventos en torno a la industria de los matrimonios en Colombia. Marcas comienzan a poner sus ojos en esta clase de reuniones.

Un acto simbólicamente representativo y para la vida de las personas, como lo es la boda, implica toda una cadena de productos y servicios asociados a las celebraciones de las uniones matrimoniales. La tendencia va hacia la formalización y la consolidación de un verdadero clúster productivo en el país. Para evidenciarlo, basta con decir que eventos como Ferias de Novias, que se realiza el 26 y 27 de septiembre en Bogotá, reunirá cerca de 140 marcas y ofertantes en 70 stands dispuestos en Corferias.

A comienzos de 2015, el Superintendente de Notariado y Registro, Jorge Enrique Vélez, informó que en las notarías de Bogotá durante 2014 se registraron 10.300 matrimonios civiles y 4.322 divorcios. Frente al comportamiento de matrimonios en el país, Vélez explicó que estos tienden a disminuir durante el mes de enero, con una tendencia a crecer durante todo el año, siendo el pico más alto el mes de diciembre.

La información de la Superintendencia destaca que las ciudades donde más matrimonios se legalizaron ante notario fueron Bogotá, Medellín y Cali, con 10.063, 4.400 y 3.995 matrimonios respectivamente, mientras que en ciudades capitales Puerto Inírida el registro de estos actos fue mínimo, apenas 7 casos.

Con el aumento de las cifras de matrimonios, aumenta la oportunidad para proveedores de servicios, productos y bienes y por lo tanto crece también para las marcas la oportunidad de generar presencia en este tipo de eventos.

En opinión de Mónica Restrepo, experta planificadora de bodas y directora de la revista Toda Mi Boda, la oferta de todo tipo junto a los presupuestos que las personas destinan a sus bodas, hacen que cada año se muevan cifras millonarias y que a la par se generen empleos y emprendimientos enmarcados tanto en los sectores tradicionales de la economía como en el denominado sector naranja o economía creativa:

Alquiler de carros, alquiler de trajes, ponqués, Spa y gimnasios, carpas-pisos-techos, catering, postres, decoración hogar, despedidas de soltera, diseñadores de modas, escenógrafos, efectos especiales, flores y decoración, fotografía, músicos, animadores, hoteles, joyas, restaurantes, haciendas, almacenes y tiendas de retail que surten las listas de regalos, maquillaje y peinados, organizadores de eventos, recordatorios, realizadores de video, e incluso cirujanos plásticos y odontólogos hacen parte de este clúster del sector de los eventos que toma vuelo en el país.

Los costos de los diversos insumos necesarios para una boda varían según el tipo de ceremonia, cantidad de invitados, lugar y demás consideraciones.


Por lo general, la planeación, logística y ejecución de una boda corre a cargo de un “Wedding Planner”. Sobre esta figura, Mónica Restrepo explica que “este profesional, de aparición más reciente en nuestro país, pero cada vez más demandado, tiene como misión asesorar en el diseño del concepto y temática de la boda, elaborar un presupuesto, organizar la agenda de los novios de acuerdo con su disponibilidad, negociar y gestionar con los proveedores según las necesidades de la boda, programar reuniones periódicas, planear los pagos, realizar un seguimiento de las solicitudes efectuadas, supervisar montajes y desmontajes el día de la boda y el programa a seguir”

Las bodas están adoptando tácticas y elementos del mercadeo formal, dentro de la categoría de ferias profesionales. Sobre esta tendencia expresa Paulo Carvajal, VP de servicio al cliente de la agencia Básica y quien ha irrumpido en este segmento “Las marcas no pueden perderse este momento en el que se inicia un núcleo familiar que a largo plazo, y el que será una importante célula de consumo desde el mismo momento en que se une la pareja”. Las parejas que asisten tienen planes concretos de boda y un presupuesto asignado, tienen la necesidad de contratar y eso favorece a las marcas y anunciantes en el entorno ferial, aclara Carvajal.

En países como la India, existen verdaderas redes y asociaciones de profesionales expertos en el “mercadeo de bodas”. Al menos 200.000 personas hacen parte de la agremiación de “Marketing Professional Matrimony”, con perfiles que van desde el planificador de ceremonias y buscadores de parejas afines, hasta músicos y proveedores de arreglos floreales. En Estados Unidos existe desde 1995 la Association of Bridal Consultants que extiende su membresía a 4000 profesionales en 30 países, entre ellos Colombia. A este respecto, Procolombia tiene planes de apoyo a los exportadores de flores en Colombia, toda vez que la temporada matrimonial de finales de año en la India puede registrar cifras de hasta 10.000 matrimonios en la misma fecha en ciudades como Mumbai, lo que representa una oportunidad para los productores nacionales.


ALGUNAS CIFRAS DE REFERENCIA

Ceremonia y evento para 100 invitados

Vestido de novia

Alquiler: $1.200.000  // Confeccionado para la novia: $4.500.000

Vestido de novio

Alquiler: $400.000 // Confeccionado para el novio: $ 2.000.000

Tarjetas (100 invitados)

$750.000 - $1.200.000 (marcadores de puestos, menú)

Música de la Iglesia

$1.500.000 - $4.800.000

Decoración de la Iglesia

$1.300.000 - $2.200.000

Lugar de la fiesta (menaje, cena, noche de bodas…)

$9.500.000 - $30.000.000

Licor (espumante, vino, aguardiente, vodka y whisky)

$2.300.000 - $3.300.000

Decoración del lugar, yugo, pajecitos y boutonniers

$ 3.500.000 - $12.000.000

Música de banda en vivo

$6.000.000 - $15.000.000

Pastel de novia

$525.000 - $1.200.000

Fotos

$ 1.800.000 - $2.400.000

Fuente: feriadiasdenovias

Share on Google Plus

About Ignacio Ardila

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada